Jack Taylor marcó 138 puntos en un partido .

Noviembre 23, 2012

Jack Taylor, basquetbolista universitario, quedó en boca de las estrellas. “Increíble. Si anotas 138 puntos, tienes licencia para mandar a la gente a la m…”, disparó Kobe Bryant
La brillante actuación del juvenil de la Universidad de Grinnell, en Iowa, impresionó a las máximas figuras de la NBA. Anotó 138 puntos sobre 108 disparos al aro (uno cada 20 segundos) y superó por 25 puntos el récord de la Asociación Nacional Deportiva Colegial (NCAA, por sus siglas en inglés), que databa de 1954.

Jack Taylor, escolta de la tercera división del básquetbol colegial, anotó 27 triples, 52 dobles y convirtió siete de sus 10 tiros libres, durante 36 minutos. Su equipo se impuso por 179-104 a Faith Baptist Bible, que contó con un jugador llamado David Larsen, autor de 70 puntos.

“Creo que no vuelvo todavía a la realidad”, dijo el jugador de segundo año, quien mide 1,78 metros, pesa 77 kilogramos y es originario de Black River Falls, Wisconsin. Menos podrá creer que son ciertos los elogios de los hombres NBA.

“Fue una locura, hombre. No me importa el nivel en el que juega, anotar 138 puntos es demencial”, dijo Bryant, el astro de los Lakers, en la rueda de prensa posterior al triunfo de Los Angeles sobre los Nets.

Un periodista de la cadena ESPN le preguntó si el autor de los 138 tantos hubiese sido él cómo lo hubiesen tomado sus cólegas y un Bryant auténtico respondió: “Sabes cómo va esto, algunos lo harían, otros no. Todos podrían besarme el culo, estoy seguro de que este niño siente lo mismo”.

Kobe anotó 81 puntos ante los Raptors de Calderón en 2006 y tiene el récord anotador en un partido de la NBA tras los 100 de Chamberlain.

“Jack Taylor, te mereces un chupito de Jack Daniels después de esta actuación… Wow!”, dijo Kevin Durant. Al mismo tiempo que Raymond Felton, base de los Knicks, apuntó: “Imagino que le dolerá el brazo”. Carmelo Anthony también habló sobre semejante proeza.

Schumacher y su retiro de la F1 en Brasil:

Noviembre 23, 2012

Mientras dos pilotos, Sebastian Vettel y Fernando Alonso, buscan hacerse con el título de la edición 2012, el heptacampeón mundial Michael Schumacher vive sus últimas horas como protagonista de la máxima categoría de la velocidad.

El alemán saltará a la pista para correr su 308º Gran Premio, con 43 años, 91 victorias, 155 podios acumulados y 1560 puntos desde su debut a bordo de un Jordan en 1991. Se tomó un descanso entre 2006 y 2010, cuando aceptó regresar con Mercedes Benz, aunque no quedó conforme con la experiencia.

En declaraciones al sitio oficial de la F1, Schumacher dijo estar muy tranquilo, a pesar de tratarse de un fin de semana muy especial: “Supongo que ya tengo la experiencia, y probablemente por eso me siento relajado sobre lo que va a pasar”, aseguró.

Comparado con su primer retiro, cuando disputaba el título con Fernando Alonso, está claro que la situación es menos competitiva: “Obviamente, sucede que no estamos en ninguna pelea por el campeonato, comparado con la vez anterior. Así que trataré de dar lo mejor de mí y disfrutar tanto como pueda”, señaló.

A pesar de despedirse definitivamente de su vida como corredor de F1, sostuvo que no siente tristeza. Al contrario. “Tenía la misión de cerrar con éxito. No funcionó esta vez, pero de todos modos estoy feliz de terminar aquí y encarar una vida diferente otra vez”, explicó el piloto más ganador de todos los tiempos.

Su primer bienio exitoso fue 1994-1995, cuando terminó campeón a bordo de un Benetton. En 1996 se produjo su histórico pase a Ferrari, donde después de batallar por tres años consiguió una histórica seguidilla de cinco títulos (2000-2004) a bordo del auto italiano. Recién en 2005, McLaren y Renault -sacando ventaja de sus neumáticos Michelin- acabaron con su reinado. En 2006 no pudo superar a Alonso, antes de retirarse por cuatro años.

Como él mismo admitió, su regreso en 2010 estuvo lejos de los objetivos previstos. Mejoró un poco en 2011, cuando llevó a Mercedes al tercer lugar en el campeonato de constructores, para llegar a su único podio del regreso recién en Valencia 2012, poco para un hombre que ha logrado eso en más del 50% de sus participaciones totales.

En 2013, su lugar será ocupado por otro campeón, Lewis Hamilton, en una de las apuestas que más expectativa ha generado en el ambiente. A su vez, el mexicano Sergio “Checo” Pérez, será el que ocupe la butaca del moreno británico en McLaren.

Demolerán el mítico Rasunda, en Estocolmo

Noviembre 23, 2012

El estadio nacional de Rasunda en Estocolmo, escenario de la final del Mundial de 1958, donde Brasil ganó su primer título y Pelé se dio a conocer al mundo, cerró anoche sus puertas tras 75 años de historia.

Y lo hizo con una derrota, igual que el día de su inauguración: si en 1937 fue Inglaterra la que goleó a Suecia (4-0) en un amistoso, anoche fue el Nápoles el que superó al AIK por 2 a 1 en partido de la Europa League.

La decepcionante caída, que se consumó en los minutos de descuento, no empañó una noche emotiva en la que más de 28.000 espectadores dieron su adiós a Rasunda, “más que un estadio” y cuya desaparición hace del mundo del fútbol “un lugar un poco más oscuro”, escribe hoy el diario sueco “Aftonbladet”.

“Una última vez resonarán nuestros cantos en el agrietado cemento de Rasunda”, se podía leer en una pancarta con que la hinchada recibió a los jugadores del AIK antes del inicio del partido, en medio de un ambiente festivo que no decayó los noventa minutos.

El gol de penal de Cavani en el descuento, que certificó la derrota del AIK y su eliminación de la Europa League, no restó emoción a la despedida, con los jugadores locales sosteniendo sobre el césped otra pancarta dirigida al estadio -“Te extrañaremos el resto de nuestra vida”- y una ofrenda floral de la hinchada.

Se cerró así una historia de 205 partidos de la selección sueca y más de un millar del AIK, el club de Solna, el municipio del área metropolitana de Estocolmo donde se ubica y que acoge también, a unos pocos cientos de metros, el nuevo estadio nacional Friends Arena, donde Suecia derrotó hace unas semanas a Inglaterra (4-2) con el ya famoso gol de Zlatan Ibrahimovic.

El último partido jugado por la selección sueca en Rasunda en agosto pasado fue también contra Brasil, y finalizó igualmente con victoria “verdeamarela” (3-0).

La directiva del AIK abrirá el estadio unas horas este domingo para que los aficionados puedan llevarse recuerdos en forma de trozos de césped o butacas. Pero muchos hinchas prefirieron adelantarse anoche y arrancaron parte del mobiliario del mítico estadio, que será derribado para acoger una zona de viviendas.