Tom Brady fue elegido para ocupar la portada de la nueva versión del Madden

Mayo 14, 2017

Tom Brady realmente ha alcanzado el pináculo de su carrera al convertirse en la portada del popular videojuego Madden NFL, que saldrá a la venta el próximo 25 de agosto. Sin embargo, existe una creencia popular de que el jugador que forma parte de la tapa sufre una presunta “maldición” y su próxima temporada se ve afectada por lesiones.

El supuesto hechizo, conocido como ‘The Madden Curse’, empezó en 1999 con Garrison Hearst de los 49ers. Después de una temporada de ensueño en 1998, se convirtió en la primera portada del videojuego. A la siguiente campaña, en un partido divisional, se fracturó el tobillo y no volvió a jugar hasta el 2001.

Desde ese momento, la maldición afectó a otros 18 jugadores, que por diferentes cuestiones sufrieron problemas a la temporada siguiente de aparecer en la portada del famoso videojuego. Por ejemplo, Dorsey Levens o Eddie George, cuyas carreras terminaron luego de ilustrar al famoso juego. O Rob Gronkowski, compañero de Brady en los Patriotas, que tuvo una serie de lesiones la temporada pasada, tras aparecer en la portada del juego de la edición 2017.

Por ello, cuando Tom Brady fue elegido para ocupar la portada de la nueva versión del Madden, catalogada como ‘G.O.A.T Edition’ (Greatest of all time, “el mejor de todos los tiempos”), decidió burlarse del mito.

El mariscal de campo de New England Patriots decidió bromear con alguna supersticiones populares para romper con el mito de la tapa del Madden NFL

La camiseta del Super Bowl de Tom Brady

Febrero 23, 2017

El Departamento de Policía de Houston clasificó el robo como un crimen de primer grado y pagará 500.000 dólares a quien devuelva el jersey del quarterback campeón de la NFL.
La camiseta de Tom Brady, el quarterback que logró consagrarse campeón con los New England Patriots en el Super Bowl LI, sigue sin aparecer. El jugador denunció que se la robaron al término del partido ante Atlanta Falcons que ganaron 34-28 en la prórroga. La búsqueda continúa y ofrecen una jugosa recompensa.

El Departamento de Policía de Houston publicó un documento donde se detalla que la camiseta está valuada en 500.000 dólares y se clasifica al robo como un crimen de primer grado.

Al finalizar el encuentro, Brady no pudo encontrar su camiseta en el vestuario en el NRG Stadium de Houston. “La puse en mi maleta y salí un momento, cuando regresé ya no estaba ahí. Es una situación lamentable porque es una buena pieza de recuerdo. Si llega a aparecer a la venta en alguna parte, avísenme, así puedo seguir la pista”, dijo el mariscal de campo.

Al día siguiente del Super Bowl LI, la NFL publicó un video en el que aparecen Tom Brady y Robert Kraft, dueño de los Patriots, en el vestuario. “Alguien robó mi camiseta”, dice el jugador. “Será mejor que busques en Internet”, respondió el empresario.